¿Cuándo ir al psicólogo/a?

La decisión de acudir al/a psicólogo/a no siempre es fácil de tomar. ¿Necesitamos ayuda psicológica? ¿Lo que nos está pasando es tan grave como para necesitar ayuda profesional?¿Acudir a una terapia online de psicología o presencial nos puede ayudar?

En este artículo te damos las claves que pueden indicar que es un buen momento para buscar ayuda psicológica y te describimos en qué te puede ayudar ir al/a psicólogo/a.

Cuatro indicadores de que ir al/a psicólogo/a puede ayudarte

Hay señales que pueden decirte que es el momento adecuado para pedir ayuda profesional.

1. Sientes malestar que no se va.

El sufrimiento es el primer indicador para ir al/a psicólgo/a

El sufrimiento es uno de los indicadores principales para ir a terapia. Aunque es normal sentirse triste o enfadado ante algo desagradable, a veces ese malestar es muy intenso o dura mucho tiempo.

Hay muchas señales que nos pueden indicar que ese malestar se ha convertido en sufrimiento. Cada persona lo puede experimentar y expresar de una manera distinta. Algunas de las emociones, pensamientos o conductas que podemos experimentar son:

  • Estar casi siempre triste.
  • No sentir que haya nada que nos motive.
  • Tener niveles de ansiedad o estrés que nos ahogan.
  • Tener pensamientos intrusivos que nos invaden.
  • Pensar que la vida no merece la pena.
  • Tener angustia, tristeza o ansiedad sin razón aparente.
  • Sentirnos solos.
  • Tener miedo.
  • Consumir sustancias.
  • Enfadarnos con facilidad o sentir mucho odio o rabia.

Por supuesto, estas emociones son sólo algunos ejemplos y cada persona podrá sentir algunas de ellas u otras distintas. En cualquier caso, sentir un malestar muy intenso o muy frecuente puede ser la alarma de nuestro cuerpo para pedir que nos cuidemos.

2. Algún área de tu vida está afectada.

Psicólogos en Vitoria -Gasteiz. Qué algún área de nuestras vidas no vaya bien es para pedir ayuda.

Estar bien en los contextos que son importantes para nosotros/as es clave para nuestro bienestar. Estos espacios de nuestras vidas son nuestra familia, el trabajo, nuestras amistades o en nuestras aficiones o espacio personal.

Un indicador de que algo no va bien puede ser experimentar que nuestro rendimiento o relaciones laborales se han deteriorado, que nuestra relación de pareja no marcha bien, que estamos perdiendo a nuestros/as amigos/as o que nos enfadamos con facilidad y tenemos muchos conflictos con personas de nuestro entorno. También podemos sentir que no encajamos, que nuestras relaciones no van bien o estamos insatisfechos en algún área de nuestras vidas,

Así, cuando percibimos que tenemos problemas en estos contextos, normalmente nosotros/as mismos/as no estamos bien. Esto puede ser como causa o como consecuencia de las dificultades que atravesamos.

3. Ves dificultades para gestionar la situación por ti mismo/a.

Acudir a terapia puede ayudarnos a saber como abordar ciertos problemas. Psicólogo Vitoria.

Todas las personas tenemos recursos para gestionar nuestro día a día e incluso situaciones mucho más difíciles de lo que imaginamos. Sin embargo, hay circunstancias en las que podemos vernos sobrepasados/as y no saber cómo manejarlas o sentir que, pese a todos nuestros intentos, no somos capaces de encontrar una solución que sea útil para gestionarlas.

Puede que nos sintamos desbordados/as por una situación difícil concreta, como la pérdida de un ser querido o quedarnos sin trabajo; puede que estemos tratando de conseguir nuevos hábitos y no lo consigamos, como seguir una dieta o dejar de consumir una sustancia (en este artículo estamos obviando trastornos más graves como la esquizofrenia, el trastorno bipolar o problemas semejantes cuyo tratamiento en ocasiones debe combinarse con fármacos ); puede que dificultades acumuladas hayan agotado nuestras energías y nos hagan sentir incapaces de afrontarlas, como estar en una relación tóxica o soportar durante largos periodos un estrés alto en el trabajo; o puede que sea el propio malestar acumulado nos desborde, como cuando llevamos mucho tiempo deprimidos/as y no sabemos cómo salir de la espiral de tristeza para estar mejor.

En todos los casos, lo más probable es que hayamos tratado de gestionar la situación con nuestras habilidades previas, pero que, por alguna razón, no estén dando resultados para alcanzar lo que nos proponemos o que nos sirvan para resolver la situación a la que nos enfrentamos.

4. Tus familiares y amistades te ven mal.

Si personas de tu entorno dicen que te ven mal, puede ser motivo para ir al psicólogo.

Muchas veces el dolor y el malestar forman parte de nuestras vidas, de tal forma, que caminamos con ellos sin darnos cuenta de que hay algo que nos está afectando. Por ello, a veces no somos conscientes de que nos sentimos mal y las señales de alarma no nos llegan de nosotros/as mismos/as sino de aquellos que están a nuestro alrededor.

Quienes nos ven pueden apreciar aspectos de nuestro comportamiento que nosotros/as no hemos notado. Pueden comentarnos y tratar de hacernos ver que no nos ven bien. Pueden decirnos que hemos dejado de hacer cosas que antes hacíamos, que hemos dejado de relacionarnos como antes, que nos mostramos más decaídos, más tristes o con peor humor.

A veces nos puede agobiar e incluso molestar que los demás nos digan y traten de hacer ver que nos ven mal. Sin embargo, si las personas que te quieren te indican que te ven sufrir o atravesar dificultades, puede que hayan percibido tu malestar. Tómate un segundo para reflexionar y ver si lo que dicen puede tener sentido y busca ayuda si crees que es así.

¿En qué me puede ayudar ir al/a psicólogo/a?

¿Para qué es útil la terapia psicológica?

El/a psicólogo/a puede trabajar contigo para ver cuáles son tus necesidades concretas y adaptarse a ti. No todo el mundo tiene los mismos motivos para ir a terapia y, por tanto, la ayuda psicológica deberá ajustarse a las circunstancias de cada persona, incluidas las tuyas. Si bien, en base a los indicadores que hemos nombrado anteriormente, se pueden distinguir al menos tres cuestiones fundamentales en las que la ayuda psicológica puede ser útil:

a) La terapia psicológica puede ayudarte a reducir tu malestar.

Los servicios de un/a psicólogo/a pueden ayudarnos a buscar formas de reducir nuestro malestar y mejorar nuestra salud. De hecho, las intervenciones psicológicas han mostrado eficacia para reducir el malestar en múltiples situaciones como frente a la depresión, la ansiedad, el trastorno bipolar, los trastornos de conducta alimentaria, etc.

b) El/a psicólogo/a puede ayudarte a manejar mejor situaciones y relaciones difíciles.

La psicología puede sernos útil para adquirir habilidades que nos ayuden en la gestión de situaciones complicadas. El acompañamiento psicológico puede facilitar una nueva perspectiva de los problemas, ayudarte a plantear nuevas soluciones y la adquisición de herramientas para enfrentar de manera adecuada tus problemas.

c) La ayuda psicológica puede ayudarte a mejorar algún aspecto de ti mismo/a o ayudarte a conseguir algo que te propongas.

Junto con el/a psicólogo/a puedes delimitar tus metas, identificar tus fortalezas y debilidades, y trabajar para alcanzar tus metas. Por ello, el apoyo psicológico puede ayudarte a desarrollarte en aquellos aspectos que desees mejorar de ti mismo/a.

IMPORTANTE

No esperes más y acude al psicólogo

No esperes a estar muy mal para acudir al psicólogo/a.

Cuanto menos tiempo lleves estando mal, más fácil será que consigas encontrar una solución y en menor tiempo.

La psicoterapia no es para “locos/as”

El/a psicólogo/a es un recurso más que te puede ayudar en la resolución de tus problemas. Lo que define que alguien tenga un problema susceptible de tratamiento psicológico es fundamentalmente que sufra malestar y/o que uno o varios ámbitos de su vida no marchen bien. Un mismo comportamiento, por ejemplo, estar triste, es un comportamiento normal que pasa a ser un problema cuando te invade, genera sufrimiento o afecta a tus vida.

Buscar ayuda no te hace menos fuerte.

Buscar ayuda psicológica supone tener valentía. Hay que aceptar un problema y tomar la decisión de querer mejorar y esforzarse para conseguir tener una vida mejor. El papel del/a psicólogo/a es ayudarte a enfocar el problema y su solución, pero siempre serás tú quien tenga que tener el valor de dar un vuelco a tu vida.

Es por ello que, si consideras que necesitas la ayuda de un profesional, te invitamos a visitar las secciones correspondientes a nuestros servicios:

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *