Terapia y Psicología para Adolescentes en Vitoria

La adolescencia es una etapa vital que entraña multitud de cambios madurativos a nivel físico, personal, en la percepción de uno mismo y de los demás. Por eso pueden aparecer dificultades que, si no se gestionan adecuadamente, pueden extenderse en el tiempo e incluso perdurar hasta la vida adulta. En Marhela damos apoyo a los problemas más comunes propios de esta etapa ofreciendo terapias de psicología para adolescentes de entre 15 y 18 años.

Agresividad
Problemas de conducta, autocontrol y agresividad
Comportamientos de Riesgo
Conductas de riesgo, consumo de sustancias, relaciones sexuales de riesgo, autolesiones…
Dificultades Académicas
Problemas de aprendizaje o malos hábitos de estudio.
Dificultades emocionales
Depresión, ansiedad, estrés, trastorno obsesivo compulsivo…
Problemas de imagen corporal
Trastornos de la conducta alimenticia, imagen corporal y autoestima.
Dificultades para relacionarse
Problemas para interactuar o hablar en público
Conflictos Familiares
Conflictos en el entorno familiar
Bullying
Acoso escolar (bullying)
Adicción a las tecnologías
Uso inapropiado o adicción a las nuevas tecnologías

¿Cómo se organiza la terapia con adolescentes?

Terapia en Vitoria para tratar la soledad en adolescentes.

Cuando el/la adolescente quiere acudir a terapia, es importante tener en cuenta que a nivel legal es un menor y necesitará la autorización de sus progenitores o tutores para acudir al/a psicólogo/a. Como padres/madres, es importante acompañarle en la decisión y hacerle partícipe de la elección del psicólogo de Vitoria especializado en terapias para adolescentes.

espacio

Asimismo, trabajamos con la convicción de que el proceso psicoterapéutico de cualquier persona, necesita la seguridad y confianza de que los detalles en su terapia no serán revelados a otras personas, incluidos sus progenitores. Por ello, defendemos la confidencialidad del trabajo en sesión con el/a adolescente, y promovemos el acuerdo de que los padres/madres sean informados sobre la planificación y avance general del proceso terapéutico, así como de aquellos aspectos previamente convenidos con su hijo/a, manteniendo siempre la privacidad de los detalles del proceso terapéutico.

espacio

Además, es importante tener en cuenta que a veces el papel de los progenitores puede ser fundamental para entender y solucionar las dificultades. En esos casos, puede ser recomendable combinar la terapia individual con el/a adolescente con terapia familiar o de pareja en la que participen los padres/madres.

Si estás pensando en una situación complicada donde crees que la terapia para adolescentes de entre 15 y 18 años puede ser útil, da el paso a buscar ayuda y pide cita en nuestro centro.

Pide Cita